FANDOM


Adsfasfdasd.png
Estamos en obras

¡ya hemos puesto a nuestro semiorco a trabajar para acabarlo pronto!


Alziz Editar

Alziz se despertó, todo su cuerpo le dolía y la cabeza no dejaba de darle vueltas. La boca le sabía a tierra, deliciosa tierra pensó el enano, pues para su raza el haber pasado tanto tiempo en el mar lejos de tierra firme bajo sus pies era algo espantoso. De hecho es la típica pesadilla nocturna que podría tener un enano, estar notando sus pies lejos de la solidez de una buena roca bien dura.

El barco donde estaba viajando había naufragado y ahora se encontraba en las playas de la meseta Sur cerca de la ciudad de Cumas. Se había montado en ese barco huyendo de su ciudad natal Almoravia, una ciudad enana escondida bajo un vasto desierto de arenas finas, los enanos como buenos excavadores y constructores de ciudades subterráneas aprovecharon la existencia de una gran gruta bajo tierra, un inmenso agujero pero con un lago subterráneo en su parte inferior, por lo que edificaron la parte superior de la gruta construyendo edificios bocabajo y excavando monumentos en la piedra caliza de la que estaba formada la caverna.

Templo.png

Almoravia al ser una ciudad subterránea se encuentra bastante incomunicada. Sí que tiene esporádicos contactos con clanes humanos nómadas del desierto pero hace tiempo que ya dejó de ser una gran potencia militar expansiva, y desde entonces dejó de comunicarse con otras ciudades enanas y se volvió autosuficiente. Eso no quita de que el estado obligue a los jóvenes enanos que van a pasar a ser adultos unas prácticas militares obligatorias.

Un sistema de escaleras de caracol conecta la ciudad con cuevas naturales de la superficie y aunque por un complejo sistema de espejos se intente llevar luz al interior de la sima, la oscuridad es casi completa. Por lo que estos enanos se alimentan de animales del subterráneo, de los hongos que cultivan y de una bebida que consiguen a base de fermentar setas.

Almoravia funciona como ciudad estado. Tiene su gobernador, un enano que es elegido entre los jefes de las familias más importantes de la ciudad y que con el beneplácito de los principales sacerdotes se hace con el respaldo de haber sido elegido por el dios protector de la ciudad: Nwod, un supuesto topo gigante que habita en las profundidades de la tierra y que fue el creador de esta sima donde ahora se erige esta maravillosa ciudad.

Los problemas provienen de qué hace tiempo que las minas de Almoravia dejaron de ser fructíferas y que existe un grueso importante de la población que sabe que la vida cultivando champiñones y minando es dura y que la ciudad está lejos de entrar en ningún tipo de guerra y se apunta a ser parte del ejercito pues es un trabajo sencillo y bien pagado. Si a esto le juntamos que cada gobernador quiere dejar su marca en la ciudad y quiere que sea mayor que la que dejo su predecesor y embarcan a la ciudad en faraónicas construcciones, nos da de resultado que la economía va empeorando drásticamente y que la presión fiscal recaiga sobre los pobres enanos de las afueras que tienen que trabajar cultivando setas y sacando los pocos valiosos metales que quedan ya en las vetas para subsistir como puedan. No es que la nobleza sea ambiciosa y holgazana, lo que pasa es que ya pasaron ya los años duros de guerras y combates y prefieren ahora tener una vida placentera bebiendo sidra de níscalo sin preocuparse por solucionar los problemas del pueblo llano.

Alziz vivía a las afueras de Almoravia en una pequeña casa, llevo una vida nada fuera de lo común. Cuando cumplió la mayoría de edad se dirigió a hacer las prácticas militares poco o nada voluntarias. Y aunque por su desarrollo físico y fuerza estaba incluso algo por encima de sus compañeros se le destino a hacer prácticas de explorador. Al parecer tenia mejores capacidades para trabajar en solitario que dentro de la unidad de un escuadrón de guerreros enanos. Alziz se adiestró en ser explorador durante meses, entrenando su capacidad para rastrear y buscar pero también para esconderse y moverse sigilosamente para no ser detectado. Habilidadades necesarias ya que en la sima los enanos no estaban solos, no faltaban horribles monstruos que habitaban en sus profundidades más oscuras.

Alziz, hijo único de padres campesinos que no podrían hacerse cargo de más descendencia aprendió desde pequeño sobre la naturaleza y el entorno de la gruta y del desierto. Alziz tras pasar las prácticas y ser nombrado explorador de reserva volvió al campo junto a sus padres para ayudarlos con la apretada economía familiar. Alziz, enano que encajaba tan bien en el rol de explorador por ser más solitario y de tendencias a la neutralidad decidió explotar una idea que le rondaba por la cabeza. Y es que los enanos aparte de resistir bien la magia también toleraban demasiado bien los venenos, mejor dicho, los tóxicos como el alcohol. Los potentes hígados enanos metabolizaban el alcohol de la cerveza de una forma tan veloz que los aburridos guerreros debían pagar muchas cervezas para poder embriagarse. A Alziz se le ocurrió que podía ganarse la vida si encontraba un sustituto. Hizo gala de sus conocimientos y comenzó a probar destilando en su bañera para conseguir una alternativa más potente, una cerveza de mayor graduación, pero era insuficiente. Comenzó a fermentar el resto de setas que encontraba en sus salidas exploratorias por la gruta pero ninguna era lo suficientemente buena para marcar la diferencia. Parecía que no iba a encontrar la solución hasta que se acordó de los cactus que crecían en el desierto. Después de recolectar un par probó a fermentarlos, pero al beber el dulce néctar aunque sintió que la bebida era potente y levemente alucinatoria vio que seguía sin ser lo suficientemente potente para hacer un buen mercado con ella. Sin rendirse, se le ocurrió que si todo era por culpa del hígado, quizás podría ser una solución esnifar la sustancia y evitar el paso de la sustancia por el maldito órgano enano que estaba fastidiando tanto. Cogió lo que quedaba de cactus, lo pico con el hacha y lo dispuso en forma de línea se cubrió un caño de la nariz con el dedo índice y paso aspirando profundamente el otro caño por encima de la raya. El efecto fue inmediato.

Calavera.jpg

Alziz vio desde el primer momento el dinero llover, hasta los sacerdotes la compraban y usaban en sus rituales. El mercado crecía y crecía pero el problema fue descubrir que los cactus no se podían cultivar y que sólo podían ser cosechados del desierto. El material empezó a disminuir y Alziz tuvo que ingeniárselas. Se le ocurrió que podría sacar más volumen si empezaba a mezclar el cactus con otras sustancias más fáciles de conseguir y más baratos, como la amanita phalloides, plomo, asbesto y hasta con mercurio. Como empezaba a nadar en dinero y veía que probar sus mezclas era muy peligroso, pues notaba como la cabeza ya no le funcionaba igual de bien que antes. Decidió contratar a otro enano para probar la mercancía e incluso ayudar a distribuirla. Para ello cogió a  Ibn-al Mandrus un vecino suyo que conocía desde la infancia. Pero resulto ser que Mandrus quería conseguir más dinero y empezó a a vender la mercancía incluso más cortada y con sustancias extremadamente dañinas.

Alziz por mucho que salía a la superficie ya casi no encontraba cactus con los que satisfacer la inmensa demanda de mercado que tenía. Y las cosas se pusieron peor, Mandrus perdió el poco norte que le quedaba y paranoico perdido consumió toda la mercancía y se gastó todo el dinero en comprar una daga de iridio con diamantes perfectos incrustados, se le ocurrió la horrible idea de que si abría en canal a Alziz encontraría un montón de la sustancia que tanto le pedía el cuerpo consumir. Mandrus consiguió convencer a su clan familiar de ayudarle atrapando a Alziz. Y hacerse con todo el negocio que tanto beneficio daba. Los enanos no son de naturaleza malvada, pero esta poderosa droga hacia estragos en la mente de esta raza.

Alziz se encontraba durmiendo en su casa cuando el ruido de la puerta abriéndose en mitad de la noche le despertó, gracias a sus dotes exploradoras se dio cuenta a tiempo de lo que estaba ocurriendo. Escapo por la ventana y fue en dirección a la superficie. Tenía que huir de la ciudad, toda una familia de enanos estaba tras él. No se lo podía creer, las salidas estaban siendo vigiladas y la verdad es que una travesía por el desierto sin rumbo ni dirección alguna era algo bastante peligroso. Así que se le ocurrió que si no podía huir por la superficie lo haría por las profundidades. El enano encontró la antigua escalinata escondida en la pared de la cueva que unía la ciudad con la parte inferior de la gruta y comenzó a bajar.

La sima era más grande de lo que jamás había imaginado, era tan profunda que desde donde estaba no se escuchaba ni se veían ni las luces de la ciudad. Se le había ocurrido que si después de tantos milenios el lago no había crecido hasta llegar a la ciudad era por la posible existencia de un río subterráneo que se encargaba de que eso llegara a ocurrir.

Alziz consiguió descubrir donde estaba el río y gracias a sus habilidades exploradoras consiguió sobrevivir y seguir el curso del río, el cual desembocaba al mar abruptamente en unos gigantescos acantilados. El choque de la inmensa catarata con el suelo marino producía de forma natural que justo en esa zona costera un movimiento continuo de los sedimentos del suelo marino, crease una zona especialmente fértil y buena para la pesca. Por eso no era de extrañar que pegado al acantilado justo al lado de la cascada se hubiera construido sobre balsas de madera flotante un pequeño pero fructífero pueblo pesquero. Alziz vendió lo poco de valor que aun poseía y una vez bien descansado y recuperado se puso a buscar la manera de volver a tierra firme lejos de ese pueblo flotante y del acantilado. Cuanto más lejos de su ciudad natal mejor.

Había un barco en los muelles cargando víveres para un largo trayecto, al parecer se dirigía a Naldor. A Alziz no le sonaba el nombre pero cualquier ciudad le servía para comenzar una nueva vida. Así que haciendo gala de sus habilidades de sigilo se subió como polizón a la embarcación. Y allí permaneció escondido dentro de un tonel. Hasta que un día hubo una gran tormenta y aunque el navío estaba preparado para las grandes olas que chocaban contra en casco del barco, el mástil no lo estaba para el gran rayo que impacto sobre este y lo partió por la mitad. Alziz observó como la tripulación abandonaba el barco para salvar sus vidas ya que ahora la embarcación no era más que un trozo de maderas a merced de la dirección aleatoria del mar. El mar estaba bravo y el oleaje zarandeo el barco de un lado al otro, el tonel cayó por la borda, El enano intento pedir ayuda y volver a subir al barco pero tras largas horas el enano abatido por el estrés y el cansancio sucumbió al sueño.

Alziz se despertó en aquella playa y lo único que se encontraba junto a él, era el tonel donde había permanecido escondido todo el tiempo que se dedicó a la “polizonería”. Se puso a caminar para salir de la playa. Por el borde de la playa discurría un camino por donde circulaba un carruaje. Alziz se puso en mitad del camino para pedir ayuda y el carro paró. Los humanos que en él se encontraban al ver el estado de Alziz se hicieron cargo de este y lo llevaron consigo a donde se dirigían, a Maerys.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar